Sobre mí

Dibujar es una consecuencia de la mirada. Consecuencia del asombro que, de forma innata, habita en ella como actitud vital. Allí nace, versátil, esquiva, preciosa e inevitable, la necesidad de hacer brotar de las manos realidades ante las cuales se siente un vuelco al corazón, una inclinación, una llamada. Y todo ese proceso, desde que el ojo percibe y respira un milagro hasta que lo expira sobre un material, constituye un pequeño y profundo acto sagrado. Y es una forma de vivir. Porque trasciende el hecho de sostener, deslizar un lápiz. Comienza mucho antes, más adentro del ser humano.

Es; y nunca muere.

· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·

Me muevo por la belleza –siempre brújula, refugio y salvavidas– desde la sensibilidad, la soledad y una inseparable sensación de extemporaneidad.

Para conocer datos personales, o solicitar currículum, volar aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *